Combustible de agua marina

NanoFlowcell es una empresa suiza nacida en 1996 por Nunzio La Vecchia, que se especializa en la investigación y desarrollo de nuevas tecnologías para ser usadas como combustibles alternativos.

La primer innovación es nanoFlowcell, que es un sistema donde se usa un líquido electrolito bi-ION (uno positivo y otro negativo) basado en agua de mar, siendo el primero en poder almacenarse fuera del vehículo, tal como la gasolina.

Como son dos polos, se almacena en dos contenedores distintos para evitar reacciones químicas y dentro del auto funcionan a través de un convertidor con circuitos separados. La membrana que los separa es capaz de dejar que la solución electrolita pase por iones para generar electricidad y así mover este novedoso auto.


Para la fabricación de los distintos materiales requeridos, no es necesario recurrir a metales extraños ni con procesos que dañen el planeta. Es más, algunas piezas, que requieren cambiarse a los 10,000 kilómetros, sólo emiten polvo de agua iónica (también inofensivo).

Los primeros autos fueron presentados en el Salón de Ginebra de 2015 pero en 2016 se hizo una prueba en un coupé de nombre Quantino, que fue capaz de desplazarse por 14 horas seguidas sin reabastecerse del líquido iónico, lo que demuestra el gran potencial de esta energía.

Combustible de agua marina

Al menos en Europa, la marca ya puede hacer pruebas sin problemas legales. Es cuestión de tiempo para ver si es llevada a producción masiva. Entre otros modelos, están el Quant 48 Volt, un coupé de gran tamaño, Quant F y Quant e-Sportlimousine, todos con potencias superiores a los 900 caballos de fuerza.

Vía: MotorBlog.


Artículo Anterior Artículo Siguiente