¿se debe calentar el auto antes de iniciar la marcha?

Hoy en día, aún existen conductores que dejan calentando el motor de sus automóviles como una medida de protección, antes de ponerse en movimiento. Este hábito viene desde la época de cuando los motores dependían de carburadores para su funcionamiento, sin embargo, aún quedan dudas sobre si es necesario o no esperar a que el propulsor alcance una temperatura adecuada. 


De modo que para aclarar este escenario de una buena vez, acudimos con José Luis Martinez Rangel, ingeniero en Sistemas Automotrices del Instituto Politécnico Nacional, para conocer cúal es el mejor método para calentar el motor del auto, en caso de que sea necesario.

Qué hacer 


“La principal diferencia de los carburadores con la tecnología de inyección electrónica de combustible que se utiliza hoy en día es que ésta da a los cilindros la mezcla exacta de aire y combustible para generar la combustión. Los automóviles que funcionaban con carburadores no tenían este importante sensor, por lo tanto, si la gasolina estaba muy fría, el automóvil no encendía o tardaba mucho en encender.

“En la actualidad, poner en marcha el motor del automóvil y dejarlo andando para calentarlo antes de manejar no es necesario, sin embargo, tampoco es recomendable que salgamos a toda velocidad, pues recordemos que el lubricante del motor, más allá de que no ha alcanzado su temperatura correcta de trabajo y de esta forma proteger de la fricción con el resto de los componentes, tampoco ha circulado a todos los rincones”, explica el ingeniero.

De acuerdo con el especialista, la mejor manera para calentar el motor de nuestro vehículo es, sencillamente, comenzar a rodar con él.

“Lo ideal es que se ponga en marcha y esperar un tiempo prudente para que el sistema de lubricación haya alcanzado las partes más sensibles que componen el corazón de nuestro automóvil, que no es mayor del que se necesita para colocarnos el cinturón de seguridad y quizá vincular nuestro teléfono con el sistema de infoentretenimiento, lo cual nos puede tomar cerca de 30 segundos, para posteriormente emprender la marcha”.

De esta forma, al hacer trabajar el motor al poco tiempo de arrancar se conseguirá que alcance su temperatura óptima de funcionamiento en lugar de mantenerla funcionando a bajas revoluciones por algunos minutos.

“Cada vehículo es diferente y es dificil establecer una relación para todos pero, como orientación, debemos procurar no pasar de las 2,500 rpm en caso de que sea un motor a gasolina y de las 2,000 si es a diesel, procurando ejercer aceleraciones suaves y progresivas que no lo obliguen a entregar su fuerza repentinamente.”

Vía: Atracción360.


Artículo Anterior Artículo Siguiente